Desarrollo en pocos años

5 de octubre de 2014 12:21 AM

24 0

Desde mediados de los años 50, Corea del Sur empezó a cambiar su destino, viniendo de la destrucción, invasiones y guerras, a darle paso a la apuesta por la democracia, el respeto, la educación y la atracción de inversión extranjera para desarrollar una economía exportadora.

Desde que uno aborda el avión de Korean Air se respira el espíritu de los coreanos. Resaltan su cultura y educación, la cultura gastronómica, la disciplina, amabilidad y cometido. Estos atributos, me consta, resaltan en la gran mayoría de su población desde Seúl hasta Ulsan, en el sur.

Con 50 millones de habitantes y una superficie de 99,000 kilómetros cuadrados es uno de los países más densamente poblados del mundo –más que El Salvador por lejos– (su extensión territorial es un poco más pequeña que Guatemala).

Corea del Sur se ha convertido en un país desarrollado, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En tan solo 20 años se ha convertido en líder mundial de semiconductores electrónicos, tecnología de dispositivos móviles celulares y productos electrónicos domésticos.

Es uno de los líderes de la industria automotriz mundial, de fabricaciones navales e industrias de acero y metales.

Es el tercer país del mundo en mayor número de usuarios de internet de banda ancha. Dos de sus grandes empleadores y exportadores, Samsung y Hyundai Heavy Industries, combinados emplean más de 700,000 personas y sus ventas anuales rebasan los $600 billones; son empresas privadas de origen pequeño y familiar que trabajan en un entorno de respeto a la institucionalidad, el libre mercado y el fomento a leyes que promueven la inversión.

Corea del Sur es un país digno de admiración en todo sentido. Al igual que El Salvador, carece de recursos naturales, pero le sobra exposición a la educación, talento y creatividad; algo de lo que tenemos mucho qué aprender...

Fuente: laprensagrafica.com

A la página de categoría

Loading...