El Atlético vuelve a silenciar el Bernabéu

13 de septiembre de 2014 10:24 PM

43 0

El Atlético vuelve a silenciar el Bernabéu

Un gol en la primera mitad de Tiago, que provocó los pitos a Casillas, y otro de Arda Turan en la recta final fueron suficientes para un Atlético que parece haberle tomado la medida a su vecino. Cristiano Ronaldo -de penalti- anotó el tanto del Real Madrid, que se aleja a cuatro puntos de los colchoneros y a seis del Barcelona.

El Atlético de Madrid volvió a conquistar territorio comanche por segundo año consecutivo gracias a los goles de Tiago y Arda Turan, que sirvieron para certificar la victoria tras una segunda parte horrenda del Real Madrid, que un año más protagoniza un comienzo de temporada lejos del deseado.

A la debacle de San Sebastián se une una derrota ante su gran rivel madrileño y en casa, que hace que el descenso -incluso con un partido más- esté más cerca que el liderato. Lógicamente, es algo pasajero, pero que deja claro el nivel mostrado por uno de los grandes favoritos a ganarlo todo en estos primeros compases de curso.

Pero vamos al partido. En los onces había pocas dudas: Raúl Jiménez, como se venía hablando en los últimos días, desplazó a Arda y Griezmann del once dispuesto por Simeone, mientras que en el bando madridista Ancelotti acabó declinándose por Arbeloa para el lateral derecho.

El partido dio sus primeros pasos como más le gusta al Atlético. Sin desenfreno, teniendo controladas las virtudes del Real y esperando a que éste tenga un fallo para poder aprovecharlo. Y la jugada volvió a salirle a la perfección. Aguantó los primeros diez minutos sin problemas y se benefició del gran déficit blanco: el balón parado.

Parece mentira que, con las veces que lo ha sufrido en los últimos derbis, Ancelotti todavía no haya subsanando el problema. Y Simeone es demasiado listo: ordenó que sus jugadores se colocaran en los saques desde la esquina en el área pequeña, ahí donde más sufre Casillas -¿será por eso su "favorito"?- y la efectividad ahí quedó. A la primera, para dentro. Koke sirvió y Tiago, solo ante la pasividad de Benzema, la colocó con la cabeza en el fondo de las redes.

En los instantes siguientes, la escena era esclarecedora: el francés escurría el bulto, Ramos reprochaba la indefensión general e Iker apenas sabía dónde meterse. Y los pitos no tardaron en arreciar, con el meta como centro de las críticas. Cualquiera puede imaginarse la sonrisa que tenían en ese momento ante la televisión los colchoneros.

CRISTIANO AL RESCATEEl partido estaba donde quería el Atlético, en ventaja muy pronto y con el público del Bernabéu castigando cada acción de sus futbolistas, que lo intentaban tímidamente. Primero fue Cristiano, con un chut que se marchó alto; y poco después James, que remató en semifallo en la esquina del área pequeña y desechó una magnífica oportunidad de empatar el partido. La situación era muy incómoda para los locales, y el colombiano lo dejó patente con una amarilla estúpida por protestar una falta.

El peligro real llegó gracias a las dos grandes estrellas del Madrid. En el 22, Moyá se estiró para sacar un balón de falta que Cristiano cedió a Bale y que prometía colarse en el arco; y a continuación el portugués dribló dentro del área a Siqueira y éste acabó derribando a su compatriota. Penalti. Esta vez Ronaldo no cedió y cogió con firmeza el balón para engañar a Moyá y establecer el empate.

En dos minutos el partido había dado un giro de 180 grados. Al Atlético le tocaba volver a empezar y el Real se tranquilizó. Y comenzó a llegar con más claridad, con la BBC generando el peligro y Benzema intentando fructificarlo. Él gozó de las dos mejores ocasiones, aunque el gol no llegó. Primero porque pecó de falta de concentración y, tras recibir solo, su pésimo control sirvió el balón en bandeja al ex portero del Getafe; y segundo tras un buen remate de cabeza que se encontró con una mejor intervención del guardameta. Lo mejor que podía pasarle a los de Simeone, inéditos en ataque, era irse a vestuarios en igualdad. Y lo consiguió.

OXÍGENO ROJIBLANCOEl paso por vestuarios devolvió la vida al Atlético, que consiguió imitar en los primeros minutos del segundo acto lo sucedido en los instantes iniciales del partido. Su vecino, mientras, también regresó a la apatía de la primera parte. Y los pitos volvieron a aparecer.

El 'Mono' Burgos, que volvía a liderar el banquillo ante la sanción de Simeone, dio entrada a Arda Turan en lugar de Gabi y las combinaciones, esencialmente con Koke, proliferaron. Así llegaron los mejores momentos de los rojiblancos desde el tanto de Cristiano, mientras el Real Madrid acumulaba malas elecciones de pase que desesperaban a la grada.

Ancelotti quiso dar un cambio quitando del campo al discutido Benzema y haciendo debutar a Chicharito, a la vez que Raúl Jiménez dejaba su sitio a Griezmann en el bando contrario. Los cambios dieron un cambio de cara al Atlético, que asumió mucho más poder ofensivo.

Aún así, las ocasiones se hacían difíciles de ver. El Real Madrid cedió el dominio y sufrió un bajón físico con el que nadie contaba. Y ahí estaban los 'guerreros de Simeone' para aprovecharlo bajo el liderazgo de Arda y Griezmann, que se convirtieron en una amenaza para Casillas. El turco avisó en el 73 desde el pico del área con un disparo que se marchó ligeramente desviado.

Pero Arda no avisa dos veces y, tres minutos más tarde, colocó el esférico en la cepa del poste, ahí donde no llega ningún portero, concluyendo una exquisita acción colectiva en la que participaron Griezmann, Juanfran y Raúl García. Ante la mirada de hasta cuatro defensores madridistas, que prefirieron ser asistentes de lujo que intentar abortar el ataque.

Poco más de un cuarto de hora para el final y el Real que volvía a ver cómo el Atlético estaba por delante. Isco -que había entrado poco antes del gol- intentó echarse el equipo a las espaldas, pero el ataque blanco estaba apagado. Y lo más 'ofensivo' que encontró Ancelotti en su banquillo fue Varane, al que dio entrada por Arbeloa.

Los blancos, que parecían suspirar por alguna acción suelta a balón parado, pudieron ver ampliada la diferencia en una acción en la que Griezmann ganó la partida a Pepe, rozando ya el tiempo de descuento, y a punto estuvo de anotar el tercero. Poco después, ante el estupor de los aficionados, llegó el final del partido.

Un final que certifica la segunda derrota en tres jornadas del Real Madrid, que sólo ha conseguido vencer al Córdoba. El Atlético, por su parte, sigue la estela del Barcelona y se aleja cuatro puntos de su vecino. Y llega la Champions.

Fuente: lasexta.com

A la página de categoría

Loading...