Alto el fuego en Ucrania: una nueva victoria para Putin, aunque no garantiza la paz

8 de septiembre de 2014 05:13 PM

52 0

Alto el fuego en Ucrania: una nueva victoria para Putin, aunque no garantiza la paz

Max Delany (AFP) / El Faro

Soldado ucraniano vigila posiciones en un pueblo llamado Debaltseve, en la región separatista de Donetsk, al este de Ucrania. Foto Bulent Kilic (AFP).

Moscú, RUSIA. El plan en doce puntos firmado el pasado viernes en Minsk (capital de Bielorrusia) entre el gobierno de Kiev y los separatistas pone fin a cinco meses de conflicto, aunque desde entonces ha habido enfrentamientos esporádicos.

Los occidentales acusan a Rusia de enviar tropas a Ucrania para apoyar a los separatistas, una táctica que habría favorecido su avance y obligado a Kiev a sentarse a negociar, según los expertos.

“Gracias al apoyo decidido de Rusia, las fuerzas prorrusas han conseguido una superioridad militar que se está convirtiendo en superioridad política”, asegura Maria Lipman, una analista política independiente de Moscú. “Desde el principio este era el objetivo de Putin: tener influencia para dictar sus condiciones en Ucrania, no sólo sobre la situación en el este sino sobre el conjunto de la situación política”, afirma.

El gobierno de Kiev, debilitado por sus pérdidas militares y la amenaza de un conflicto a gran escala con Rusia, tuvo que sentarse en la mesa de negociaciones con los líderes de dos movimientos separatistas prorrusos, lo que significa dar legitimidad a grupos calificados hasta ahora de “terroristas”.

“Putin tiene lo que quería porque el presidente [ucraniano Petro] Poroshenko tuvo que hablar con las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk [autoproclamadas] y reconocerlas como partes en la negociación”, explica Stanislav Belkovsky, del National Strategy Institute con sede en Moscú.

Además del alto el fuego, el acuerdo de Minsk incluye varias cláusulas sobre el futuro de las áreas rebeldes que dejan la puerta abierta a nuevos conflictos porque les ofrece un “estatuto temporal especial” con un “autogobierno en distritos específicos”.

Aunque según algunos analistas se trata de una concesión de Kiev, tras el acuerdo el líder rebelde Igor Plotnitsky insistió de nuevo en que su objetivo final sigue siendo la separación del resto de Ucrania.

Esta situación podría llevar a un conflicto permanente similar a los de territorios como Abjasia (Georgia) o Transnistria (Moldavia), que se autoproclamaron independientes en los años 1990 y tienen el apoyo de Moscú.

Según el influyente periódico ruso Vedomosti, la vaguedad del acuerdo es “una obra maestra de la diplomacia” que no resolverá los problemas. “Beneficia a ambas partes en el conflicto porque no obliga a nadie a hacer nada”, escribe el periódico en su editorial del lunes.

A corto plazo, el acuerdo establece un intercambio “inmediato” de prisioneros y pide la retirada de Ucrania de “grupos armados ilegales, material militar y todos los combatientes y mercenarios”.

Otros analistas coinciden en que el alto el fuego sólo dará a ambas partes la posibilidad de consolidar sus posiciones. “Lo máximo, que podemos conseguir con este alto el fuego es el intercambio de prisioneros”, dijo Volodymyr Gorbach, un analista del Instituto de Cooperación Euroatlántica en Kiev.

Fuente: elfaro.net

A la página de categoría

Loading...